viernes, 27 de mayo de 2011

MESSI , PETER PAN EN WEMBLEY

Quisiera reivindicar lo que supone disfrutar de un chaval como Messi cada semana. Y quiero hacerlo ahora que se acerca el partido del siglo XXI, el que enfrenta a los dos mejores equipos de esta generación con mucha diferencia sobre el siguiente, que dicho sea de paso no viste de blanco.

El Ejército de Juntaletras al servicio de Florentino nos ha bombardedo con que su Madrid es el 2ª mejor equipo del mundo, así por la puñetera jeta tras 9 años sin comerse un rosco en Europa. Y ya no te digo las portadas que ha habido que tragar con CR7 durante este mes en el que al Madrid solo le quedaba vegetar gracias a Mou, peor en Liga que un Pellegrini que apretó hasta la
última jornada con mucha menos plantilla.

Como futbolistas no los voy a comparar, pues ofende mi inteligencia caer en semejante sacrilegio. Quien provoca ese debate falso entre Messi y CR7 está blasfemando de igual manera que si comparase a Michael Jordan con Epi. Muy anotadores ambos, pero en planetas muy diferentes…y ya quisiera CR7 llegarle a la suela del zapato a Epi en comportamiento.


Pero lo que me asombra de Messi es su actitud ante el juego. Literalmente juega como si siguiera en el cole, con el mismo espíritu con el que jugábamos cualquiera de los que hemos destrozado docenas de rodilleras de pantalones driblando compañeros de clase a la hora del recreo, en esos campos de tierra o asfalto. ¡Pero si eso es imposible hacerlo con  profesionales!, te dice cualquiera que conoce esto…Pues mire Vd. va a ser que no. Este chico sigue en el recreo.

Y diré más, invito a todos a visionar con atención cualquiera de los goles históricos que ha marcado Messi, que ya van bastantes. Él no es consciente en absoluto de las obras de arte que firma hasta que sus compañeros no se le acercan con las manos en la cabeza y le explican que ha vuelto a rubricar un imposible. Como su mente sigue en el patio de la escuela en Rosario, pues el tipo cree que ha hecho una más de las cientos de jugadas que lleva haciendo desde que pilló el primer balón, y piensa que tampoco es para tanto. Si acaso se le ve más eufórico  en partidos muy importantes, tipo Arsenal, en los que acumula 3 o 4 golazos en jugadas individuales y nota que eso ya se sale de lo habitual porque cada tanto que sube al marcador sus compañeros le van describiendo la proeza y el estadio llega a un climax que incluso él percibe.

Yo pude comprobarlo en Zaragoza el año pasado. Nos metió 3 y fabricó el cuarto. El 2º gol es de esos indelebles, y si lo pillan en you tube y se fijan, nadie verá el más mínimo gesto que describa la satisfacción por haber hecho algo extraordinario. Son los abrazos del resto los que parecen despertarle y traerle al mundo de los adultos….

Pero es que en ese mismo partido, la jugada del 4º gol es de las mejores que yo haya visto jamás. El Zaragoza se había puesto 2-3. A un gol del empate. Leo la recibió en el extremo derecho, esquivó con un sombrero un hachazo tremendo de Poncio, entró en el área y, en un palmo dentro del área pequeña, rompió dos veces la cintura del central Contini, que ya era el damnificado del 2º gol y que, desesperado, decidió agarrarle y derribarle para no dejarle anotar otro gol para la Historia…Pues Leo se quedó en el suelo para recuperar aire y su cara era más bien triste, como si otro niño le hubiera frustrado un gol más, pero sin la más mínima mueca de orgullo ante algo literalmente sobrenatural. Y no sólo eso, sino que dejó tirar el penalti a Ibra porque sabía que estaba negado toda la noche y prefería echarle una mano a meter el 4º en su cuenta particular…Lo mismito que CR7, que empuja el 3-0 desde la línea frente ¡al Almería! y muestra los abdominales al Bernabéu cuan héroe de todos los tiempos ignorando a quien le dio el pase.

Soy mayorcito y he visto jugar amistosos en la Romareda a Pelé con el Santos y a Maradona con Boca Juniors. Ambos eran la definición de divos y ejercían como tales. Lo de Pelé era comprensible pues ya estaba de vuelta de todo, pero fue el pionero del marketing a lo bestia y obraba como tal. Pero Diego tenía 19 años y ya se creía el rey del mundo, ya sabía el dinero que movía y actuaba como show man. De Cruyff que les voy a decir, nació chulo y líder y a los veintipocos años renunció a su selección porque quería el poder absoluto. Tenía tan asumido su papel, que recuerdo el escándalo que supuso en Barcelona que pidiera dinero para hacer una entrevista en el Marca…la rehostia.

Leo es la antítesis total de todos esos divos. Por el momento, sigue jugando como un niño que sabe que es el mejor de la clase pero que no se lo tiene creído, y lo que quiere es que su clase gane. Cuando es gracias a sus jugadas se pone más contento, y cuando participa menos o falla más, se cabrea con él mismo como cuando era crío.

De las estadísticas paso, pues aunque las rompe todas no miden más que una mínima parte de las acciones del juego. Relaño, que odia el divismo del portugués aunque le toque defender lo que detesta (la pela es la pela), ha dejado caer en uno de sus artículos números que describen bien la cosa: “CR7 ha necesitado 90 chuts más…y añado yo 8 penaltis más y 4 partidos más, para conseguir marcar 8 goles más que Messi en Liga, aunque lleva los mismos en total de las competiciones”.

Luego está el tema de las asistencias, que aleja aún más a Messi del planeta Tierra a pesar de que solo cuentan las que acaban en gol. Si, como debiera ser, se contabilizaran los pases de gol que ha dado Leo, acaben o no entrando, estaríamos hablando de muchas docenas más que el segundo que más haya dado en el mundo. Y no te cuento si se contaran los regates, las jugadas a base de paredes diseñadas por él, y las jugadas individuales estratosféricas. Si todo eso se pusiera en un cuadro, ni siquiera Inda tendría vergüenza de seguir con esta gilipollez de compararles.

En fin…¡país!, que diría Forges. Menos mal que el mundo es grande, y que la prensa internacional no se gana el sueldo gracias al Padrino Blanco. Por eso el destino de CR7 es el mismo que el de tantos otros goleadores de talento limitado: números y poco más.

Sin embargo, a pesar de toda esta panda de blasfemos, dentro de 50 años se seguirán narrando las proezas de un niño tímido y buena gente al que le costaba crecer físicamente, pero que, sin ser consciente de ello, se convirtió en el Mejor Jugador De Todos los Tiempos de la forma más maravillosa que recordarse pueda: sin haber perdido jamás su infancia, como si de Peter Pan se tratase…Volemos a Wembley con él.

Saludos

3 comentarios:

Juan Pablo # dijo...

Hola!!! Te escribo desde Bolivia, primera vez que comento en tu Blog, aunque lo descubri hace una semana... no he podido dejar de leerlo. Felicidades y gracias por decir lo que a veces pensamos y no nos sale...

Anónimo # dijo...

Pues a mi si me sale decir lo que pienso: todo lo escrito ahi arriba es la farsa mas grande que he leido ultimamente. Messi no marca ninguna época, al contrario, está sembrando dudas. CR7, sin embargo, es un crack. Sus goles son de perfil distinto y todos de calidad.

Anónimo # dijo...

Soy el anónimo 2. Soy de Chile y descubri esto ayer, por casulidad. Buenas noches.

Publicar un comentario

Me interesa mucho tu opinión. Comenta este artículo y seguro que hay debate... Pero con educación. No obligues al autor a que tenga que limitar el acceso a todo el que quiera comentar por culpa de cuatro maleducados, pues nadie sale ganando con eso. Muchas gracias

.............Translate, Tradurre , Übersetzen, Traduire, Traduzir, переводить

REFLEXIONES DESDE EL EBRO

Fui futbolista de vocación, que no de profesión. y ahora me gusta analizar el fútbol actual y polemizar o compartir opiniones con la gente que estudia este deporte

Mis artículos más leídos


Atardecer en Zaragoza

Datos personales