domingo, 7 de agosto de 2011

“CAMINITO QUE EL TIEMPO HA BORRADO…”

El verano viene melancólico para los que vamos quemando décadas como si fueran rastrojos. Sirva la frasecita para disculparme por ponerme pesao con artículos como este, en plena canícula de Agosto, pero es que me apetece hablar del fútbol y de la vida en general, de cómo los acontecimientos políticos, sociales y económicos están afectando de forma capital a todos los ámbitos de nuestra existencia, y a este deporte también.

Por experiencia propia, si nos retrotraemos a los años 60, un día de Agosto como hoy, para un niño de 10-12 años de una familia de la incipiente clase media-baja era una LECCIÓN DE VIDA que podía transcurrir así:


-        Desayuno rápido de un vaso de leche y rápidamente a la calle del barrio hasta la hora de comer, a jugar a polis y cacos, a las chivas, a las chapas, a guerras con tirachinas (ver foto), y por supuesto a jugar al fútbol en solares empedrados con dos pedruscos como postes, o en calles adoquinadas pintando con tiza la portería en la pared. Todo aquello, en sí mismo, era un curso impagable de supervivencia y de forja de personalidad propia entre chicos de barrio.

-        Comida familiar con cocina casera de mamá, con un respeto a los padres y los abuelos innegociable, y siendo conscientes de la dureza con que la vida había tratado a nuestros mayores y, sobre todo, de que era imposible ni siquiera plantearse la posibilidad de vivir del cuento…A los 14, a estudiar…o a trabajar si las notas no daban.  

-        Tras la comida, de nuevo a la calle, aunque bastantes tardes de verano, por 5 pesetas, nos pegábamos 2 o 3 sesiones continuas en el cine del barrio, alucinando con John Wayne en Río Bravo, con Kirk Douglas en Espartaco, o enamorándonos de Audrey Hepburn en “Vacaciones en Roma”. Parece una chorrada, pero uno iba interiorizando valores como la dignidad, la insobornabilidad o la lealtad, por encima de cualquier materialismo por atractivo que fuera.

-        Cena casera y sesión colectiva de televisión, esa Vanguard o Telefunken en blanco y negro con solo dos canales de TVE que emitían pocas horas al día…pero en las que un criajo como yo disfrutaba viendo ¡teatro! en Estudio Uno, las mejores películas clásicas en ciclos maravillosos, o incluso series de TV basadas en teatro o en novelas de impresionante calidad. O sea, un “chute” de cultura inimaginable hoy en día, en el que le propones a un adolescente ver una obra de teatro y le da un ataque de risa.   

Pero llegó la pseudo-modernidad, esa maldita pócima que una panda de tipejos vendidos a poderes supra nacionales prepararon a primeros de los 80 agitando una coctelera con 3 partes de progresía barata y 1 parte de conservadurismo acomodado al sistema. Y se adueñaron de nuestras vidas de manera inmisericorde, y sobre todo de las vidas de nuestros hijos. Y ahí aparece el fútbol como damnificado, porque en España, al igual que en otros muchos países del orbe, el fútbol ocupa un lugar más importante en la vida social de lo que parece, por mucho intelectual que intente ridiculizar a la gente que se apasiona por este deporte. Y el fútbol, en su concepto, está siendo hoy atacado en sus propias raíces por unas mafias abyectas.

A nadie parece importarle un pimiento que muchos clubes obvien a sus canteranos convirtiendo sus equipos en una especie de “mini-ONU” en la que no hay aficionado que se aprenda los nombres. Lo que siempre había sido una selección de los mejores futbolistas de cada zona aderezados con unas cuantas figuras foráneas, se ha convertido en la entronación de quien fiche más jugadores cada año, y cuanto más caros mejor. Un “sindios” que en pocos años, espero, teñirá de vergüenza y deshonor a quienes lo protagonizan y, sobre todo, a quienes les ríen las gracias a cambio de unas monedas. Hoy es el Madrid, el Liverpool, el Arsenal o hasta el Zaragoza....Ayer fue el Barça de los holandeses...

Si, ya sé que hay tipos que van de super mega inteligentes, cultos de la hostia, a los que todo esto “se la suda”, porque miran con desprecio a todo aquel que se entretiene viendo a “22 tíos en calzoncillos corriendo detrás de una pelota”. Se equivocan gravemente. Si en lo que se refiere a actividades lúdico deportivas los españoles optaron en su momento por el fútbol, el ciclismo, el boxeo y los toros, no es porque nadie se lo inoculara en vena, sino porque eran esos temas los que encajaban en lo más profundo de la forma de ser del español medio. Y quien destacaba en cualquiera de esas disciplinas era el héroe soñado por sus vecinos o compatriotas.

No había TV especializada en manejar las masas...ni espectadores sospechosos de encefalograma plano, ya que, hasta primeros de los años 80, cualquier niño español era una enciclopedia en cultura general al lado de los chavales de ahora. En efecto, no le pidas tu hijo de 15…o hasta de 20 años, que te señale en un mapa mudo dónde está Angola o que te hable un poquito de la colonización española de Latinoamérica porque te entrará una depresión.

Uno observa con tristeza hoy a toda esta chavalería a la que los políticos, con la complicidad infame de muchos padres, han capado la personalidad sustrayendo de su educación cualquier atisbo de cultura general (humanidades), que han crecido sin tener ni puta idea del esfuerzo que cuesta vivir con dignidad, que solo admiran protagonistas de video juegos o de películas con escenas virtuales de superhombres repartiendo estopa o de niñatos consumiendo de todo, y que además creen que su derecho a ser mantenidos está muy por encima del respeto a sus mayores. Esos chavales a los que nadie les ha formado lo suficiente para rebelarse ante la desnaturalización de sus equipos, ante esa traición a la cantera, apuñalada por la espalda con los millones gastados en cada fichaje…tras pedir otro crédito más.

  Quizás ahora que unos vende patrias, con un Presidente de coeficiente intelectual inapreciable, han dejado a este país en quiebra para una o dos generaciones, surjan los INDIGNADOS también en lo que al fútbol atañe.

 En fin, perdón por el rollo... Me quedo oyendo tangos como "Volver" o “Caminito que el tiempo ha borrado”, porque al menos me sirve para blindar mi memoria contra el olvido. 

Como veis, aunque sea un placer para cualquiera disfrutar del Barça de estos años, a mí me gustan mucho más aquellos días de cine y fútbol de barrio que estos de Play y falso progreso. Cosas de la edad...y de mi verdad

10 comentarios:

Anónimo # dijo...

hace un rato me recomendaste leer este articulo, CHAPEAU !! ojalá tuvieramos un rato para hablar de nuestras cosas, con una cerveza fria,porque sin conocerte , entiendo que eres de los mios y no solo de futbol. ( en octubre pasado hice en solitario ,el camino de santiago desde Montserrat hasta Zaragoza en bici.....ni mis hijos lo entienden)

Carlos de Zaragoza # dijo...

Saludos y me alegra que te haya gustado. Y te invito a que vayas pinchando artículos en la columna de la derecha y vayas opinando cuando puedas. Lo de la cerveza, si viene por Zaragoza Ok
Saludos

Carlos Bengoa (Barcelona/Murcia) # dijo...

Nací en el 51 y estoy casi de acuerdo en todo, pero creo que la nostalgia es muy traicionera y la culpa de todo eso es en gran parte toda nuestra generación, no lo olvidemos. Esta noche he descubierto tu Blog y me he dado una panzada de leer y en lo que se refiere a futbol me ha dado la sensación de que has leido mi cerebro. Un abrazo y a favoritos.

Carlos de Zaragoza # dijo...

Gracias Carlos Bengoa. No te quepa duda de que nuestros padres levantaron este país y nuestra generación lo ha hundido...
Saludos

Anónimo # dijo...

Y usted tambien,utilizando el insulto y palabras soeces como recurso para descargar sus frustaciones futbolisticas y demas ¿Donde queda ese nivel moral y valores de sus años infantiles?Algunas de sus palabras utilizadas:Rastrero,Capullo, Talibanes lacteos, Macarra,Enfermo terminal,Especimen,Baja estofa,Chulo,Bazofia,Puerco etc.Y mandando a la MIERDA a todos lo que opinan sin insultar.¿Que tal?

Carlos de Zaragoza # dijo...

En mis valores entra retratar con crudeza a quien pienso que perjudica el deporte. Hay quien prefiere revestirse de moderación y no avanza absolutamenhte nada.
Le reto a que usted me diga un solo comentario en elq ue yo he mandado a la mierda a nadie, y mucho menos a quien opina sin insultar.

BlancaFlor # dijo...

Leyendo esto me da la sensación que nací fuera de tiempo, pues de las rezagadas del 80, en el que todavía se podían ver los fines de semana el cine de barrio o salir a jugar a la calle hasta que el sol desapareciera por el horizonte. 22 años y vivo en una sociedad en el que el fin siempre justifica los medios y donde quieres realmente se esfuerzan se llevan poco más que chascos o en el mejor de los casos, una retribución mínima.

Espléndido blog, no dejes que el tiempo borre esto también.

Un saludo desde Granada.

Carlos de Zaragoza # dijo...

Gracias Blanca Flor

Anónimo # dijo...

Hola Carlos: Esta semana he descubierto tu blog.Los artículos sobre el fútbol me parecen muy simpáticos y siempre de acuerdo con lo que escribes. Pero este me ha llegado al alma. Me has recordado aquella niñez exactamente como tú la describes, solo añadiría el "vicio" que algunos teníamos con las novelas de la radio, Diego Valor y Superman, hasta que nos llegó la tele. He de decir que estos "caprichos" se me concedían después de terminar los deberes, controlados por mi querido padre. Esto se lo agradeceré mientras viva. Nada que ver con la "Formación del Espíritu Nacional" que reciben los jóvenes de hoy. ¡qué pena! (yo sigo soltero, jajaja)
Sinceramente te felicito por tu blog.
Un saludo desde Talavera de la Reina.

Luis Renderos # dijo...

Que barbaridad!! Tu te lo buscastes.....Vas directo a parar a favoritos.

Publicar un comentario

Me interesa mucho tu opinión. Comenta este artículo y seguro que hay debate... Pero con educación. No obligues al autor a que tenga que limitar el acceso a todo el que quiera comentar por culpa de cuatro maleducados, pues nadie sale ganando con eso. Muchas gracias

.............Translate, Tradurre , Übersetzen, Traduire, Traduzir, переводить

REFLEXIONES DESDE EL EBRO

Fui futbolista de vocación, que no de profesión. y ahora me gusta analizar el fútbol actual y polemizar o compartir opiniones con la gente que estudia este deporte

Mis artículos más leídos


Atardecer en Zaragoza

Datos personales